Tiempo de Brindis, así que A BRINDAR SE HA DICHO

Tiempo de Brindis, así que A BRINDAR SE HA DICHO

Estimados amigos,

Hemos dejado atrás dos años verdaderamente duros para los que ha muchos de nosotros aún rechina en nuestros oídos como si nos estuvieran narrando  una película de ciencia ficción, pero resulta que no, que ha sido una realidad y que no nos queda más remedio que seguir caminando y procurar hacerlo con paso firme y precavido por lo que pudiera venir . Algo nos habrá enseñado este escenario vivido, no creéis ?

En un suspiro iniciamos un nuevo año y  este año como años pasados , replicaremos el  acto de brindar que en sí es un acto muy sencillo, no consiste en otra cosa que levantar nuestra copa ofreciendo los mejores deseos .

Si buscamos la palabra “Brindis” en el diccionario, veremos que es una palabra que proviene del alemán “bring dir’s”, que quiere decir: “yo te ofrezco”. Pero ¿qué ofrecemos con el brindis? ¿quién inventó esta expresión?

Antigua Roma: cuestión de confianza

Se piensa que el acto de brindar se originó en el siglo IV a.d.C, pero por una razón bien distinta a la actual. Envenenar las copas era algo habitual en la antigua Roma por lo que los anfitriones, como símbolo de confianza, entrechocaban con fuerza sus copas con las de los invitados para que el líquido pasara de una copa a otra. De esta manera, se desterraban suspicacias y, mirándose a los ojos, ponían fin a la desconfianza mutua.

Otra teoría, también con origen en la antigua Roma, afirma que los romanos entrechocaban las copas para que el oído también participara del gozo de la bebida. Se decía que en el vino disfrutaban todos los sentidos menos el oído. Brindar era el modo de involucrar los cinco sentidos. Y, valga la redundancia, tiene sentido.

Griegos y romanos: ¡más alcohol!

Otra de las versiones indica que en las sociedades antiguas romana y griega los grandes banquetes y fiestas eran muy habituales. Ante la magnitud de gente que frecuentaba esas fiestas, los comensales levantaban y golpeaban sus copas para llamar la atención de los sirvientes para que llenaran de nuevo sus copas de alcohol.

Celebración de una victoria

Otro origen del término se remonta al siglo XVI. Cuenta la historia que cuando las tropas de Carlos V, el lunes 6 de mayo de 1525, tomaron y saquearon Roma, lo celebraron llenando sus copas de vino, alzándolas al frente y diciendo todos al unísono “bring dir’s” (yo te lo ofrezco).

Como podéis ver, los mitos, orígenes e historias alrededor de los brindis son infinitas. Las hay de todos los colores. Lo que sí es cierto es que, actualmente, cuando brindamos lo hacemos como modo de celebración. Es una costumbre extendida, principalmente en la sociedad occidental. Si nos miramos a los ojos cuando lo hacemos, si tenemos que estar de pie o si brindar con agua puede traer mala suerte, lo dejaremos a los más supersticiosos.

Lo más importante es que siempre hay algo que celebrar y si no , pues buscad la excusa, cualquier cosa es susceptible de brindis, no tiene que haber un hecho trascendental para llenar una copa y decir bien alto "YO TE OFREZCO " y yo, más bien, nosotros , os ofrecemos todo nuestro agradecimiento a los de siempre por tantos años de confianza , a los que recientemente nos acompaña por dejar que nos acerquemos a sus casas en estado líquido.

No quiero cerrar este año sin un recuerdo lleno de amor a nuestro compañero Joaquín que nos dejó el año pasado y al que extrañamos día a día, lo mejor para ti estes donde estes. Tampoco quisiera dejar pasar por alto todo el esfuerzo y la resistencia de nuestro equipo, gracias mil y una veces y como no dar la bienvenida y que sea por muchos años a nuestro pequeño bebé soñado durante 19 años y que afortunadamente ya ha visto la luz, nuestra tienda gourmet , Tierras de uva, ubicada en Sinaloa 74 ( No olvidéis venir a visitarnos , sólo puedo prometer que váis a estar más a gusto que en brazos )

Este año brindaremos con dos vinos de un proyecto muy personal Raventós i Blanc, un espumoso elaborado en el Penedés y que ha tenido el coraje de irse de la D.O. Cava para reivindicar su carácter de vino de paraje con identidad propia.

Os haremos llegar Raventós i  Blanc de Blancs ( Macabeo, Xarel.ló y Parellada) y Raventós i Blanc de Nit ( Macabeo, Xarel.ló , Parellada y Monastrell )

Como siempre, ya sabéis , disfrutad y sed felices !

Costo : 2 botellas de Blanc de Blancs y 2 botellas de Raventós i Blanc de Nit , 3100 $.